Enlace visita virtual

Museo de los Bolos

Este singular museo, situado en la Plaza de Panes, abrió recientemente sus puertas al público (Abril de 2003). En él se presenta de forma sencilla y didáctica lo que ha sido el juego de los bolos en nuestra región, a la vez que realza la importancia histórica de este juego y su trascendencia cultural como práctica que aúna aspectos sociales, culturales, y deportivos. Trata también de guardar el recuerdo de jugadores de otros tiempos, y rendir homenaje a todos aquellos que han sabido conservar y transmitir la práctica de éste, nuestro juego más tradicional, sentando las bases para su difusión en el futuro. Por ello, El Museo se ocupa de ofrecer una visión en el tiempo y en el espacio; pues el Deporte- Tradición de los bolos es un signo de identidad que la historia ha ido dejando en nuestra comunidad, que forma parte de nuestra cultura y de nuestras tradiciones singulares.

El edificio, de dos plantas, alberga más de mil piezas. Un espacio donde el hilo conductor está construido por las 14 modalidades de bolos, practicadas en Asturias, representadas y divididas en modalidades de derribar y aventar. Cada una muestra las piezas del juego, hay una reseña donde se explica en qué consiste la modalidad y una serie de fotografías que exponen los movimientos técnicos de la misma.

El recorrido comienza con el proceso de fabricación de los bolos, hay un paso por la historia del juego y su evolución en Asturias, y no faltan fotografías de jugadores y equipos. Se presentan igualmente textos mitológicos referidos a los bolos, y distintas frases de escritores como Jovellanos, Casona y Celso Amieva dedicadas al juego salpican los rincones del museo.

Descripción de los fondos que constituyen sus colecciones

Desde su inauguración:

  • Gran colección de fotografías.
  • Gran colección de carteles.
  • Conjunto de cuadros sobre el tema de los bolos.
  • Distintos objetos significativos del juego: bolos, bolas, aperos de bolera, uniformes antiguos y modernos, trofeos…
  • Maquetas en piedra y madera de boleras de raigambre.
  • Estructura de una Caja de bolera.
  • Proceso de fabricación de un bolo y una bola.
  • Máquinas para poder jugar de una forma virtual a distintas modalidades de bolos.
  • Un vídeo que presenta la realidad de los bolos, modalidades, lugares o regiones donde se practica, principales competiciones…
  • Además es un centro de documentación de libros, revistas, documentos de distinta índole relacionados con los bolos.

MODALIDADES DEL JUEGO DE LOS BOLOS

Uno de los rasgos más definitorios de las distintas modalidades del juego de los bolos es el tipo de tiro que se realiza, según el cual la bola puede ir rodando por el suelo, o por el aire.

Los terrenos de juego son también diferentes, teniendo la necesidad común de ser lugares abiertos, llanos y libres de obstáculos. Las bolas son generalmente redondas y de diferentes tamaños según la modalidad. Lo mismo ocurre con los bolos, que tienen tamaños muy variables.

MODALIDADES DE DERRIBO

CUATREADA

Las bolas se lanzan sobre una posición fija de 20 metros de distancia de los bolos. La bola deberá lanzarse calculando que su caída en tierra sea dentro de los límites del castro ( superficie en cuyo centro se arman los bolos en filas de 3 con un bolo más pequeño llamado bilche que se coloca alternativamente a la izquierda o a la derecha de la caja e indica la dirección hacia la que se debe imprimir el efecto a las bolas para que entren en la zona de cuatreada correspondiente.

BOLOS RODAOS

Cada jugador realiza 2 lanzamientos. Se utilizan 9 bolos en círculo, 8 de ellos formando la circunferencia y el noveno bolo en el centro. El primer lanzamiento se efectúa desde la raya de tiro, a una distancia de entre 4 y 5 metros. Si con este tiro la bola sobrepasa la raya, situada a 12 metros del tiro, el jugador tiene derecho al segundo lanzamiento desde la raya hacia los bolos. Desde ambas posiciones los bolos derribados tienen el valor de un punto.

BOLOS DE LUARCA

Esta modalidad consta de 2 lanzamientos complementarios, desde puntos opuestos y situados a 1 y 20 metros de distancia de los bolos. Se juega con 9 bolos colocados en forma de rombo. Cada bolo derribado en ambos tiros vale 1 punto, y la primera tirada o tanda de 2 tiros es clasificatoria, quedando eliminados los jugadores que no alcancen un número de tantos determinado.

EL DEXÁBOLU

Es una modalidad de juego de bolos inverso, en la que el objetivo no es derribar bolos para lograr puntos, sino derribarlos todos excepto uno, con lo que se gana la partida. Se practica únicamente en la localidad de Trubia de Cenero, en Gijón.

CUATRÍN DE AGONES

Para el juego se disponen 9 bolos armados en cuadro de tres filas de tres bolos cada una, a un metro de distancia de la raya de tiro. Unos quince metros por detrás de los bolos se coloca un décimo bolo o cuatrín, sobre una línea que la bola debe sobrepasar en el primer tiro para que la jugada sea válida y haya opción al segundo tiro, que se realizaría desde la línea sobre la que se encuentra el cuatrín hacia los nueve bolos.

BOLOS DE SALIENCIA

Las partidas suelen ser individuales, y como la modalidad no está federada las reglas se fijan espontáneamente antes de comenzar la partida. Se juega con 9 bolos armados en un cuadro formado por tres filas de bolos cada una, se añade un bolo pequeño, situado en la parte superior izquierda de la caja, vista desde el tiro.

CUARTA DE DEGAÑA

En esta modalidad se tiene opción a dos lanzamientos desde posiciones distintas y opuestas para puntuar. Se utilizan 9 bolos armados en cuadro de tres filas de tres bolos cada una, y además se coloca un décimo bolo llamado cuarta. La bola se lanza a una distancia de 10 o 12 metros de los bolos. Para efectuar el segundo lanzamiento es necesario que después del primero la bola rebase la raya sobre la que está colocada la cuarta.

BIRLE O BOLO PALMA

Este juego recibe su nombre de la característica segunda tanda de tiros que se realiza a corta distancia de los bolos, con las bolas que después de la primera serie de lanzamientos, realizados desde 14 hasta 20 metros, han sobrepasado la caja donde se arman o colocan. Tirar y birlar constituyen conjuntamente una tirada.

Las bolas se lanzan hacia un cuadro o caja formado por 9 bolos, armados en 3 filas de 3. A los lados de la caja se coloca alternativamente un bolo más pequeño llamado emboque, mico o miche, que indica la dirección hacia la que se deben lanzar las bolas, a la mano o al pulgar, es decir, a la izquierda o a la derecha del jugador.

Una vez realizada la primera serie de lanzamientos, los jugadores vuelven a tirar hacia los bolos desde el punto en el que las bolas quedaron detenidas, más allá de la caja, en el llamado campo de birle.

MODALIDADES DE AVENTAO

BATIENTE RODAO

El objetivo de esta modalidad es derribar el mayor número posible de bolos y hacerlos pasar por encima de una valla llamada ciebo, ciebe, sebe, cabón o portiello. Antes de lanzar la bola el jugador realiza una carrera corta por una zona de impulso de 15 metros. La bola se suelta en el encalme, punto en el que arranca el rodao, un pasillo que la bola recorre en dirección a la losera, en la que se encuentran armados los bolos. Los bolos derribados que quedan en el entorno a la losera valen un punto, los que caen entre la losera y el ciebo 10 puntos, y los que superan el ciebo 50 puntos.

BATIENTE DEL CABO PEÑAS

Es una variante de la modalidad del Batiente Rodao que se diferencia sólo por los característicos rodaos de tablones de madera machihembrada, y por la losera que no tiene huecos para los bolos.

PASADIÉZ

El juego consiste en golpear con fuerza los bolos para aventarlos más allá de la llamada raya del diez. Se arman 18 bolos pequeños y prismáticos sobre una losa o llábana de piedra lisa ligeramente inclinada hacia el tiro, muy juntos con el objeto de derribar el mayor número posible. Los bolos se arman a unos cinco metros de distancia de una zona elevada. Si en este tiro la bola sobrepasa la raya del diez el jugador tiene derecho a otra tirada, que se le llama trasbolar, y en ella se lanza la bola al aire. Los bolos derribados valen 1 punto en ambos tiros, y 10 los que enel primer lanzamiento superan la raya diez.

BOLOS DE C. DE NARCEA

Se arman sólo 16 bolos muy juntos. Los bolos se caracterizan por su peculiar forma de barril. El juego consiste en intentar aventar los bolos más allá de las rayas del 10 y del 20. El primer lanzamiento se realiza soltando la bola con fuerza en dirección a los bolos, mientras se salta al suelo desde una piedra o base elevada llamada poya. Si en ese tiro la bola rebasa la raya del 10, el jugador vuelve a tirar desde la raya del 20 en dirección a los bolos, rodando la bola por el terreno hacia ellos.

BOLOS DE TINEO

El objeto del juego en los Bolos de Tineo es derribar y lanzar los bolos por el aire de modo que superen la raya del diez, a 25 metros del tiro, e intentar pasarlos por encima de la viga, cuerda, acabón o red de bolo a juego, con una altura de unos cuatro metros y medio y a 30 metros del tiro. El primer lanzamiento se realiza al soltar la bola con fuerza contra los bolos mientras se salta desde una piedra o poya de piedra al suelo, ligeramente excavado. Los bolos derribados valen 1 punto, 10 si pasan de la raya diez y 50 si sobrepasan la viga. Se realiza un segundo tiro desde la raya diez, haciendo rodar la bola por el suelo hasta la llábana con el fin de derribar más bolos.

BOLOS DEL NAVIA

Es otra modalidad de pasabolos, con sus propias características( mayor número de bolos, de rayas, etc.), pero similar al Bolo de Cangas de Narcea y al Bolo Tineo, por lo que se puede considerar una variante de los mismos, aunque presenta varios aspectos diferenciales con sus modalidades hermanas, tanto en el juego en sí, como en los elementos y materiales del juego.

HISTORIA DE LOS BOLOS EN ASTURIAS

De las hipótesis sobre el origen de los bolos, podemos entresacar algunas, como las teorías generales del origen de todos los juegos y la inclinación del ser humano hacia ellos.

Háblase también de los bolos como preparación para la guerra, educación fisico-militar, ejercicios de lanzamiento y puntería que los guerreros hacían para adiestrar los músculos, el pulso y la puntería.

Otra teoría puede ser la del gusto humano de lanzar y derribar cosas u objetos para pasar el tiempo y divertirse, o a la imitación de alguna actividad de la vida diaria como el trabajo o el culto religioso.

Pero quizás la hipótesis más acertada sea la del Camino de Santiago. Desde el siglo X, el norte ibérico se ve abierto a las influencias de los viajeros y comerciantes forasteros, que peregrinaron a Santiago, y que fueron dejando por todo el Camino, rastros y posos de su cultura, intercambiándola y mezclándola con la nuestra, y de entre ella seguramente también sus juegos, y de éstos muy probablemente unos primitivos juegos bolos.

Así Julio Braun, en su magnifica obra, Bolos y Cultura (1984), nos cuenta, que por aquella época había en Europa dos modalidades de juego de bolos: una la mediterránea, que es el juego de bolas, heredado de Grecia y Roma, que extendieron las por todos sus asentamientos de la conquista de Europa. Y otra en el norte y centro europeos, que es “ Kegel” o juego de bolos, que según la Enciclopedia Británica nace en el siglo IV d.C. en Alemania, y al que se atribuye un origen sagrado, religioso, mágico y ritual, “la lucha contra el demonio”, que se va a personificar en lo que se llamará “kegel”, y caló profundamente entre el pueblo alemán, que lo convirtió en tradición hasta el siglo XVI, se trataba de lanzar una piedra más o menos esféricas contra un palo (kegel), como si estuviera derribando al demonio. La península ibérica tuvo contacto con ambas culturas, dando lugar a una inclinación clara por el segundo tipo ya en la época visigoda. Se sabe por las Etimologías de S. Isidro, que había juegos de hacer puntería con una piedra a otro objeto.

En la Gran Enciclopedia Asturiana entre otras cosas dice: “su origen no es posterior al siglo XI. Un detalle hermoso y de marcado interés nos lo presenta la tapicería de Bayeaux: unos guerreros, clavando sus jabalinas en tierra, juegan a derribarlas a disparo de honda. Y que tras la reconquista, nuestros predecesores astures sustituyeron las jabalinas por pequeños obeliscos de madera”. Y aunque El Libro de los Juegos de Alfonso X el Sabio (1283), extrañamente no hace referencia alguna a los juegos de bolos, pero sí el “lanzamiento de piedra” a un solo objeto o blanco, quizá porque los juegos de bolos en esa época aún eran incipientes y todavía no se habían popularizado.

El Museo de los Bolos de Asturias está abierto de forma ininterrumpida durante Semana Santa y verano. Para visitarlo fuera de temporada es necesario contactar con el Ayuntamiento de Peñamellera Baja.

MUSEO DE LOS BOLOS DE ASTURIAS

Abierto durante Semana Santa y verano

De Martes a Viernes de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 20:00h

Sábado y Domingos de 11:00 a 14:00 y de 16:00 a 20:00h

Lunes cerrado

Precios del Museo de Los Bolos de Asturias:

Entradas:1 €

Información: 985 41 44 17 (Museo de los Bolos de Asturias), 985 41 40 08 (Ayuntamiento de Panes).