Estas en:

El Valle Bajo se plantea recurrir las ayudas al área de influencia socioeconómica de los Picos de Europa

El Ayuntamiento de Peñamellera Baja no se conforman con la decisión del Principado de no concederles subvenciones como territorio incluido en el área de influencia socioeconómica del Parque Nacional de los Picos de Europa. Así se lo hizo saber su alcalde, José Manuel Fernández Díaz, a la consejera de Agroganadería y Recursos Autóctonos, María Jesús Álvarez, durante la reunión mantenida la semana pasada. En el transcurso del encuentro, el regidor peñamellerano solicitó una copia del expediente de resolución de las ayudas para su posterior análisis. «Queremos estudiarlo y luego decidiremos si lo recurrimos». El Consistorio del Valle Bajo había pedido ayuda para varios proyectos, entre ellos, la pavimentación de viales en el pueblo de Cuñaba. Se trata de una localidad incluida en la próxima ampliación del Parque Nacional por lo que desde el equipo de Gobierno se mostraban muy disconformes por la negativa. «Los vecinos han colaborado en todo lo que se les ha pedido. Han puesto a disposición los terrenos, han facilitado la tramitación y ahora se encuentran con que se quedan fuera de las ayudas. Por otro lado, el alcalde de Peñamellera Baja solicitó a la Consejería encabezada por María Jesús Álvarez la mejora de varias infraestructuras ganaderas en el municipio. Principalmente se trata de accesos a pastizales y pasos canadienses. Otro de los temas tratados en la reunión fue la situación sanitaria de la Ganadería tanto en el oriente asturiano como en el occidente cántabro. La aparición de casos de tuberculosis bobina en la localidad de Rozagás, en Peñamellera Alta, donde fueron sacrificadas más de 70 vacas y otro caso en Parres, con 130 ejemplares muertos, ha generado inquietud en la cabaña ganadera de la zona. Fernández Díaz instó al Principado a que marque las directrices y medidas de prevención necesarias. «Para nosotros es importante que estas decisiones se tomen en colaboración con Cantabria porque nuestro municipio está en continuo contacto con esta Comunidad Autónoma, por la situación fronteriza en la que nos encontramos, por lo que necesitamos conocer la situación sanitaria de sus reses y si tenemos que tomar alguna medida de prevención». Finalmente, el ejecutivo municipal trasladó a la Consejera la necesidad de contar con un estudio sobre el territorio peñamellerano para impulsar un proyecto de ordenación y repoblación forestal. En el informe se plasmarían las especies que más se adecuarían a cada zona, especificando en que lugares se pueden plantar árboles frutales. El abandono de la actividad ganadera hace que muchos espacios públicos se encuentren abandonados y convertidos en matorrales. Con esta iniciativa se persigue no sólo mejorar estas zonas, repoblándolas, sino convertirlas en un futuro nicho de empleo. En este sentido, Fernández Díaz recordó que está en marcha un taller de empleo «Jana» que está realizando trabajos de repoblación forestal. «Los integrantes del taller están plantando robles en fincas municipales, pero queremos hacer algo más ambicioso».