Domínguez de Posada insta a Fomento a sacar a licitación las obras de la travesía de Panes

La capital de Peñamellera Baja sigue sin tener noticias de las obras de reforma de su travesía comprometidas a principios de año por el entonces ministro de Fomento, Íñigo de la Serna. Recientemente el alcalde peñamellerano, el popular José Manuel Fernández, manifestaba a través de las páginas de este diario su preocupación al respecto, pues los trabajos deberían haber salido ya a licitación, pero desde la llegada de los socialistas al Ejecutivo central no ha vuelto a saber nada del proyecto. Ayer mismo, la senadora de Foro Rosa Domínguez de Posada se unía a su reivindicación a la hora de instar al Gobierno de Pedro Sánchez a poner una fecha para la salida a concurso de las obras.

Así, la dirigente forista explicaba cómo ha registrado en la Cámara Alta una pregunta parlamentaria dirigida al Ejecutivo central interesándose por «cuándo tiene previsto el Ministerio de Fomento licitar las obras de la travesía de Panes (N- 621)». En su escrito, Domínguez de Posada recuerda cómo «el pasado mes de febrero el ministro de Fomento anunció rotondas, controles de velocidad mediante regulación semafórica y modificación de aceras para garantizar la seguridad» en la citada vía que atraviesa la capital peñamellerana.

Como ya adelantó a principios de año EL COMERCIO y quiso recordar la senadora, la reforma de la travesía, presupuestada en 1.076.000 euros, contempla medidas específicas de control, como dos radares de medición con paneles informativos y sus correspondientes semáforos, que modificarán su señalización en función de la velocidad de aproximación de los vehículos. El proyecto presentado al equipo de gobierno de Peñamellera Baja incluye, además, dos glorietas en ambos extremos de la vía, concretamente a la altura del aparcamiento de camiones y de las naves industriales en la salida hacia Unquera.

Asimismo, las plazas de aparcamiento a lo largo de la travesía también se verán modificadas, pues se suprimirán estacionamientos para ampliar la plataforma de la carretera. Las obras en este tramo de 1,5 kilómetros de la N- 621 se completarán con el asfaltado de la calzada, la renovación de las señales y la mejora de la accesibilidad mediante la eliminación de barreras arquitectónicas en cruces, accesos a garajes y pasos de peatones.

Referencias

El Comercio