El poeta Esteban Torres Sagra recoge en Panes el premio Cecilio Testón

En un acto conciso, emotivo y brillante, el salón de Plenos del Ayuntamiento de Peñamellera Baja acogió en la mañana de ayer la entrega del III Premio Internacional de Poesía Cecilio Fernández Testón, galardón con el que fue reconocido por el jurado el poeta jienense Esteban Torres Sagra, nacido en Aldeahermosa hace 55 años y residente en Úbeda, localidad en la que trabaja como funcionario. El premio, de 1.800 euros, estaba destinado a reconocer a un soneto y el tema era de libre elección por el autor.

El soneto ganador se titula 'De un padre sobrio a un hijo ebrio' y de glosar el poema se encargó Ramón Alzola, poeta y escultor local. Tras precisar que el soneto de Esteban Torres «no tiene recovecos ni metáforas estilísticas, porque el autor no las necesita», definió versos y estrofas como «claras, concisas y rotundas». La temática le pareció «singular, actual y pretérita» y el planteamiento «perfectamente expresado y desarrollado». Concluyó Alzola expresando que se trata de «un soneto de rabiosa actualidad que representa el amor sublime de unos padres por su hijo».

A la hora de dirigirse a los asistentes, Esteban Torres, un tanto turbado por el puntilloso análisis que Alzola había hecho de su obra, precisó que «Ramón me dejó sin recursos». El poeta galardonado reconoció que el premio Cecilio Fernández Testón «es una referencia para los poetas» y alabó «el trabajo serio, poco reconocido y llevado a cabo por un Ayuntamiento». En relación a Panes y su concejo se congratuló de estar en «un pueblo pequeño, de economía modesta y que apuesta por la cultura». Finalmente, Esteban Torres leyó de forma pausada su soneto ganador y detalló que en el texto va implícito «lo que sufre mi mujer cuando mi hijo, de 21 años, sale por la noche».

El alcalde de Peñamellera Baja, José Manuel Fernández Díaz, le entregó a Esteban Torres una escultura y la concejala de Cultura, Cristina Menéndez, puso en sus manos el cheque. Por cierto, se comentó que ningún premio en España otorgado a un soneto está dotado con tal cuantía.

Por encima de todas estas circunstancias, hubo dos hechos, realidades, que contribuyeron a que el acto poético resultara entrañable. A ello ayudó mucho la actuación de Marisa y Luis, componentes del Dúo Mestura, con la interpretación de piezas musicales, así como la lectura de dos sonetos, uno de Francisco de Quevedo y otro de Ramón Alzola, por parte del entusiasta lugareño Nel Melero. El centenar de personas asistentes fueron obsequiadas más tarde con un pincheo en el hotel El Tilo.

Referencias

El Comercio