Los alcaldes de Picos ven «complicado» cobrar la entrada al Parque Nacional

La propuesta de los pastores de la Montaña de Covadonga y el sector empresarial de la comarca de Picos de cobrar una entrada para acceder al Parque Nacional es recibida con cautela entre los alcaldes de los concejos con territorio en el espacio protegido. Mientras que los sectores de la ganadería y el turismo apuestan por explorar nuevas fuentes de ingresos que redunden en una mayor inversión en infraestructuras y servicios, los responsables políticos municipales supeditan su postura a un diagnóstico previo.

Algunos como el regidor de Peñamellera Baja, José Manuel Fernández (PP), recuerdan que el modelo ya está implantado en otros parques nacionales españoles, pero «aquí sería complicado». «Picos es más complejo», indica el primer edil peñamellerano, que considera que reinvertir los ingresos en el entorno «sería lo ideal».

Por su parte, el alcalde de Cabrales, Francisco González (PP), también señala que en otros espacios protegidos «ya cobran». El también popular José Manuel González Castro, de Cangas de Onís, indica que la cuestión corresponde a los gestores, que «deben buscar la forma de financiación» adecuada «legalmente». Insiste, además, en que es necesaria una «mejor gestión» y afea una «falta de voluntad política» del Gobierno autonómico para «atender las necesidades del Parque».

Desde Amieva, Félix Fernández (Foro) señala que el cobro de una tarifa «sería una cuestión a estudiar». «Habría que ver qué experiencias hay en otros sitios y si afecta al número de visitantes», sostiene. También recuerda que «no es lo mismo un precio simbólico que uno más alto». José Antonio Roque, alcalde forista de Peñamellera Alta, considera que en caso de llegar a aplicar una tarifa de acceso los ingresos se deberían «reinvertir» en el propio entorno del Parque Nacional.

El primer edil de Onís, el socialista José Manuel Abeledo, sostiene que en caso de aplicar una tarifa sería «para repartir entre todos, no todo para Cangas y Cabrales como hasta ahora». También indica que los ingresos no deberían ir a una empresa privada. Y reitera que la voluntad del concejo es abandonar el espacio protegido, una solicitud lanzada ya el pasado año al Gobierno central y que el alcalde oniense prevé retomar con el nuevo Ejecutivo de Pedro Sánchez.

Referencias

El Comercio