Peñamellera Baja pide al Principado tratar más residuos en el concejo

El Ayuntamiento de Peñamellera Baja cree haber encontrado una fórmula para «optimizar recursos y cumplir medioambientalmente» con el tratamiento de aguas residuales. Esa idea pasa por una «gestión integral» que incluiría la depuración de materiales como lodos procedentes de los 16 decantadores de los núcleos rurales dentro del concejo, sin necesidad de trasladarlos a Cogersa como se viene haciendo hasta la fecha. La iniciativa, que consideran pionera en Asturias, fue trasladada ayer por el alcalde, José Manuel Fernández (PP), a la directora general de Calidad Ambiental y Cambio Climático, Paz Orviz, durante una reunión en Oviedo.

Desde el gobierno municipal consideran que no serían necesarias grandes inversiones y que la depuración podría realizarse en la estación depuradora ya existente. «Confiamos en que pueda salir adelante, serviría también como proyecto piloto para trasladar a otros municipios», apuntó el regidor. La decisión final, precisó, depende ahora de consejería y Cadasa, que se reunirán para «ver la viabilidad de la propuesta», dijo.

Turbidez del agua

En el encuentro de ayer, Fernández expuso además las tareas pendientes en materia de saneamiento a incluir en el nuevo plan director. Otro de los asuntos abordados fue la problemática de la turbidez del agua en pueblos como Merodio, Buelles y El Mazo. «El abastecimiento está dando problemas en la calidad del agua, cada vez que llueve se enturbia», explicó el primer edil, quien apuesta por un «suministro alternativo». De ese modo, en los periodos de lluvias se recurriría a un manantial «de apoyo». «El estudio y el proyecto están hechos y falta una consulta al Instituto Geológico para ver dónde es más aconsejable el sondeo», señaló sobre los avances trasladados desde la Consejería.

Referencias

El Comercio