Noticias Noticias

Homenaje a la doctora de Panes

Más de 200 personas ocupaban asiento ayer en el restaurante del Hotel El Tilo, en Panes, para rendir homenaje a la doctora Pilar García Revilla con motivo de su jubilación. El acontecimiento estaba organizado por el Ayuntamiento de Peñamellera Baja, que en la convocatoria había adelantado que la médica «dedicó la mayor parte de su vida laboral al cuidado de nuestra salud y convirtió el municipio en su segunda tierra». Pilar García, nacida en la localidad leonesa de Valverde, llegaba a Panes hace 38 años y allí permaneció hasta la fecha salvo momentos puntuales en que ejerció su profesión en Vegadeo y Pendueles.

Ante la masiva presencia de quienes fueron sus pacientes y hoy son sus amigos, la doctora García Revilla manifestó que se sentía «nerviosa y emocionada» y tuvo un especial recuerdo para sus padres, ya fallecidos, de quienes dijo que «los echo muchísimo en falta, porque hicieron milagros para que pudiera estudiar Medicina». Valoró «el maravilloso trato que siempre recibí de la gente en Peñamellera y solo por eso me da pena jubilarme». De su estancia Panes durante 38 años recordó que se había enfrentado a «emociones difíciles de definir, fue una sorpresa haber llegado a este concejo sin conocerlo y del que ahora me resultaría imposible marchar».

Antes del inicio de la multitudinaria comida, José Manuel Fernández, alcalde de Peñamellera Baja, se dirigió a Pilar García para recordarle que «tu llegada a Panes fue una sorpresa, la primera médica que llegaba al Valle. No sabíamos si dirigirnos a ti como médico o médica y al final acertamos porque siempre te conocimos como la doctora». El regidor definió a la homenajeada como una «gran profesional, discreta, íntegra y honesta». Y matizó que «seguro que estarás cargada de anécdotas por lo que da de sí ser médico rural, donde también habrás ejercido como consejera y confesora».

Los peñamelleranos que ayer caminaban por Panes hablaban maravillas de su doctora. El lugareño Óscar Sánchez, que la tuvo como médico de familia, calificó a Pilar García como «una profesional impresionante, de trato cercano y diagnostico infalible, así como una mujer involucrada en cualquier acontecimiento del Valle». «Solo puedo decir cosas buenas», concluyó.

Otro vecino, Isaac Lebeña, comentaba que había mantenido una relación de amistad muy estrecha con la doctora y reconocía en ella a «una gran profesional, muy emprendedora y propietaria de una excelente cabeza». Lebeña matizó que habían sido compañeros en Izquierda Unida y valoró que García Revilla «siempre tuvo por delante la profesión sobre la política».

Referencias

El Comercio