Noticias Noticias

Peñamellera Baja teme que Fomento descarte la obra de la travesía de Panes

Hace apenas ocho meses en Peñamellera Baja celebraban, proyecto en mano, los planes del Ministerio de Fomento para la travesía de Panes. Sin embargo, tras el cambio de gobierno de junio y la salida del ministro Íñigo de la Serna, en el Ayuntamiento presidido por el popular José Manuel Fernández detectan un silencio que comienza a inquietarles. «La mayor preocupación es que no tengamos ninguna notificación del Ministerio sobre esta obra», indica el primer edil. Recuerda también que la reforma de la arteria que atraviesa la capital del concejo aparecía en los Presupuestos Generales del Estado de 2018 y para el próximo ejercicio estaba previsto un millón más de inversión.

Los plazos originales que barajaba el Ayuntamiento situaban la adjudicación de los trabajos «después del verano» de este 2018 y la idea era «comenzar las obras este año». Pero ahora, esas fechas se dan por descartadas, ya que la intervención no ha salido a licitación. «No sabemos cuál es la previsión de los nuevos responsables del Ministerio de Fomento, esperamos que no se planteen dejar el proyecto sin ejecutar».

Ante la falta de comunicación con el departamento que dirige el socialista José Luis Ábalos, desde el Consistorio peñamellerano planean ya sus futuros movimientos, entre ellos llevar la cuestión al Pleno y dar traslado de su demanda a la Delegación del Gobierno en Asturias. Fernández fija para ello un margen de quince días. «No se está planteando el proyecto de Panes al Ministerio como veo que pasa con la variante de Pajares o el soterramiento de Langreo», lamenta. La situación de la travesía de Panes es singular, tal y como reconoce el propio regidor, pues a pesar de estar en territorio asturiano depende de la Demarcación de Carreteras de Cantabria. «Estamos en tierra de nadie», lamenta.

El futuro de la intervención, centrada en la mejora de la seguridad de la vía, es la principal alarma pero no la única. La obra de la arteria peñamellerana iba ligada al proyecto global del desfiladero de la Hermida, que experimentó un espaldarazo durante la etapa del cántabro De la Serna al frente de Fomento. Actualmente está en marcha la fase inicial de la mejora de la N-621, vía de comunicación entre Asturias y la comarca de Liébana, presupuestada en más de siete millones de euros. Esta pasada semana, entre el lunes y el jueves, se reanudaban los cortes en la carretera, con el fin de acometer los tramos en voladizo, transportar las vigas e izarlas mediante grúas a su posición final. El horizonte para finalizar esta fase centrada en los puentes se sitúa en marzo del próximo año, pero la intención de De la Serna era no dejar ahí la mejora. Su compromiso pasaba por acometer una reforma integral presupuestada en 60 millones de euros y que permitiría ampliar la plataforma hasta los seis metros, dotar de una mayor amplitud a las curvas y solucionar el problema de los desprendimientos.

Durante la reunión celebrada el pasado mes de diciembre en Santander, a la que acudió el regidor peñamellerano, el exministro fijó como plazo para tener listo el documento este mismo verano, con el fin de sacar las obras a licitación a principios de 2019. Hasta la fecha, sólo ha trascendido que el documento «está en fase de redacción», recoge El Diario Montañés. De esas obras, «la mitad de la inversión afecta al tramo de Asturias», destacaba este invierno Fernández.

Referencias

El Comercio