Noticias Noticias

Una senda por la ribera del Deva

La naturaleza y el patrimonio cultural confluyen en el río Deva. Una nueva ruta impulsada de forma conjunta por los ayuntamientos de Peñamellera Baja y Ribadedeva permitirá a los visitantes conocer desde antiguos balnearios a cuevas prehistóricas a través de una senda que conectará ambos municipios, siempre vinculada al curso del Cares-Deva. Los consistorios trabajan desde el pasado año en poner en marcha esta iniciativa, ya implantada en la vecina comunidad de Cantabria con rutas fluviales como la del Nansa.

La experiencia asturiana partirá de Panes y contará con dos posibles recorridos, uno circular por Peñamellera Baja y otro lineal que se adentrará en Ribadedeva. En su primer tramo, la ruta recorrerá el Arboretum de la capital peñamellerana, en el que se incluyen muestras de la flora del Parque Nacional de los Picos de Europa y su entorno, así como de los ecosistemas mediterráneos. De ahí partiría en dirección Siejo para adentrarse en la Vega del Mazo, junto a «plantaciones de maíz y prados de siega», recoge el proyecto. Uno de los puntos más destacados del itinerario dentro del concejo peñamellerano será la cueva de La Loja, con muestras de arte rupestre. A finales del noviembre, el ayuntamiento peñamellerano firmaba un convenio con la Consejería de Cultura para preservar y abrir al público el yacimiento. Además, indican desde el Consistorio, está previsto actuar este primer trimestre sobre el aula didáctica, que presenta «defectos estructurales». La inversión, estiman, rondará los 30.000 euros.

El paseo fluvial pasará además junto a pozos salmoneros y las casas tradicionales de piedra y corredores de El Mazo, así como su área recreativa con vistas al Pico Peñamellera. Una vez en Ribadedeva, el itinerario permitirá contemplar las ruinas del balneario de Andinas, que según recoge el proyecto -en base a los datos de un estudio del IGME y del Principado- «tuvo su apogeo a principios de 1900, con 24 habitaciones, y fue quemado posteriormente por los propietarios por problemas económicos».

Puente y estructuras

En cuanto a las obras necesarias, se colocarán indicadores de la ruta así como paneles explicativos de los monumentos protegidos. También está previsto plantar especies vegetales autóctonas en las áreas recreativas y el Arboretum, todas debidamente marcadas con carteles informativos. La divulgación es uno de los objetivos de la iniciativa, que trata de acercar los «valores naturales y culturales a los visitantes». También la atracción turística está entre sus metas, pues la zona «por su alto valor paisajístico recibe gran número de visitantes cada año».

Entre las intervenciones previstas por los consistorios para facilitar el tránsito figura la eliminación de matorral, reparación del firme en los puntos necesarios y la construcción de un puente de madera y una estructura metálica con peldaños. Actualmente, el proyecto se encuentra en fase de tramitación ambiental y hasta principios de febrero es posible presentar alegaciones. Al tratarse de una senda que discurre por zonas de alto valor natural, resulta necesaria esa evaluación de su impacto.

Referencias

El Comercio